Mictecacíhuatl: La diosa descarnada

Mictecacíhuatl:

La diosa descarnada

calavera-mexicana.jpg

"Mic-mik" hace referencia a la Muerte, a los Difuntos y a la Transformación, "Cihuatl" quiere decir mujer y "Tlan" significa “en medio de” o “lugar de.

En náhuatl Mictecacíhuatl o Mictlancíhuatl quiere decir "Señora de la muerte".

Dentro de la mitología mexicana ella es la reina del último nivel del inframundo: el Mictlán. Allí reina junto a Mictlantecuhtli – el rey – esperando la llegada de aquellos que mueren por causas naturales.

Segun la tradición los difuntos, ya sean nobles o plebeyos e indiferentemente de su rango y de sus riquezas, deben atravesar un largo y doloroso viaje por el “Camino de los Muertos” al final del cual se encontraran con los reyes del Mictlán quienes les permitiran disfrutar por fin del descanso eterno.

Mictecacihuatl es la Mujer que reina entre los muertos, la mujer que se levanta poderosa en medio de la transformación profunda, ella es la recompensa que espera al final de un tortuoso camino...

WP_001296_edited.jpg

Esta reina mexicana del inframundo suele ser representada como una diosa descarnada con una cabeza de calavera, con los pechos expuestos y con numerosos pliegues en su abdomen que representan sus múltiples partos.

En algunas representaciones aparece con la mandíbula abierta dando vida a un guerrero que sale desde sus entrañas y a través de su cuello, ella simboliza el principiop y el fin, la polaridad la vida y la muerte.

Puede aparecer representada trabajando en conjunto con el rey Mictlantecuhtli, y a veces en conflicto.

Cuenta el mito azteca que la diosa Mictecacihuatl fue sacrificada de bebé, antes de conocer los placeres y perversiones de la vida terrenal y es esta tragedia la que la legitima como la reina de los Muertos, es pura y es virgen, es poder, es magia y sabiduria.

También es por tradición la encargada de vigilar los huesos de los muertos y de presidir los festivales funerarios.

En su honor se ha popularizado la imagen de la calavera como símbolo tradicional de las famosas Fiestas de los Muertos celebradas los días 1 y 2 de noviembre en todo México. Estas fiestas se crearon para honrar la memoria de los parientes difuntos y son una tradición muy arraigada en la mayoría de familias mejicanas.

Nuestra diosa descarnada que sin verguenza expone los huesos de su cráneo quiere recordarnos aquello que es esencial e incorruptible.

Tras la muerte, los huesos son lo único que quedará de nuestro cuerpo, la carne será transformada por otras especies en alimento para